Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

lunes, 5 de marzo de 2012

Federalismo, desarrollo y futuro de la Argentina.

Ningún país del mundo llegó a desarrollarse con una sola ciudad como motor de su economía. Para el bien de la Argentina es imperativo que otras ciudades además de Buenos Aires tomen protagonismo en la agenda nacional.

Teniendo esto en claro podemos hacer dos cosas, dejar que el libre juego económico determine por sí solo que otras regiones se desarrollarán o definir este proceso como parte de un plan explícito incentivado por el estado. Yo personalmente soy partidario de la segunda vía por los siguientes motivos.

  • La simple competencia entre ciudades del interior por ser parte del "segundo pelotón" de desarrollo puede derivar en un empate donde ninguna se despegue claramente.
  • En este proceso vamos a seguir desperdiciando recursos económicos impidiendo que, al concentrarse en un solo, lugar generen economías de escala.
  • Y finalmente, y no por eso menos importante, en la Argentina ya hay un grupo de ciudades que se despegó del resto. Solo falta hacerlo explícito. 

Las ciudades que se despegaron son Rosario, Córdoba y Mendoza. Dicho esto no solo por sus capacidades productivas sino también por la población alcanzada. Estas ciudades, además, se encuentran entrelazadas formando un cinturón que recorre el país de Este a Oeste.

Actualmente los argentinos que vivimos en la Ciudad de Buenos Aires tenemos un marcado desconocimiento sobre las realidades de estas tres ciudades. Más allá de visitarlas en algún viaje turístico es difícil tener novedades por medio de las noticias. El nexo filial que debería unirnos para potenciar su desarrollo está completamente roto. Son pocas las empresas porteñas que piensan estos mercados para abrir filiales, mirando al exterior antes que al interior.

El desarrollo de los mercados internos no es un capricho que solo traería beneficios a las provincias. También Buenos Aires sería beneficiada ya que dejaría de ser el gran receptor de mano de obra desempleada del país. Más empleos en las ciudades del interior significan mas producción para el país y menos desempleo para Buenos Aires.

Sin un plan oficial que haga explicita esta movida ninguna empresa se arriesgará a "hacer la patriada" de abrir sucursales, ningún desempleado se mudará al interior dado que es más probable conseguir alguna changa en "la gran ciudad" y todo seguirá como era entonces. Lo que podemos hacer desde el Estado va desde facilitar la difusión de las noticias, para al menos conocernos la cara, hasta brindar planes de facilidades impositivas para quienes realicen inversiones en más de una de estas ciudades.

El eje productivo Rosario - Córdoba - Mendoza también traería desarrollo para un tercer grupo de ciudades que se encuentran en su área de influencia, como San Luis o Tucumán.  Hace muy poco tiempo tuve la posibilidad de viajar por la recientemente estrenada autopista que une las ciudades de Córdoba y Rosario. Es un muy buen primer paso.