Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

martes, 14 de febrero de 2012

Porteño Pechofrío

Por Fernando Ojeda

Voluntad de poder o vendepatria ¿Cual es el rol que la Ciudad de Buenos Aires jugó y juega en el desarrollo argentino? ¿Apuesta a ser la capital de una potencia o siempre se conformó con destacar en el subdesarrollo?

Me motiva escribir esta nota los comentarios sobre el Gaucho Rivero que leí en una nota de La Nación . "Gaucho matrero y cuatro negros" llamaron a quien corrió a los ingleses de las islas, bajó su bandera e hizó nuestro pabellon nacional en 1933 después de la invasión. Nuestra clase "bien" se horroriza de nuestros "gauchos matreros" y pide que miremos el ejemplo de Inglaterra. Mientras los ingleses nombran Sir a Francis Drake. Voluntad de poder o vendepatria. Cabeza de ratón o cola de león.

Muy de borrego mi viejo un día me enseño que había que elegir en la vida si uno quería ser Cabeza de Ratón o Cola de León. Si elegíamos el primer camino teníamos que hacernos desde abajo y demostrar por nosotros mismos lo que valíamos. Si nos conformábamos con ser Cola de León ibamos a estar dentro del "sistema" pero sin cortar ni pinchar.

Esta misma decisión es la que en algunos momentos de la historia toman los pueblos. La tomó Estados Unidos, cuando decidió salir de abajo de la falda de Inglaterra. La siguen tomando todos los días cuando se creen a si mismos potencia mundial. La tomó también el pueblo Cubano cuando luchó y ganó su independencia para gobernarse como le da la gana. Con esto quiero dejar claro que decidirse a marcar un rumbo no es una cuestión de izquierda o derecha, ni de pro o antisistema. Es simplemente creer en uno mismo. O no hacerlo.

Nací y me crié en el interior del país. Hoy hace 15 años que vivo en la Capital Federal y por eso puedo considerarme un híbrido y desde ese lugar hablo. Sin lugar a dudas el rol que Buenos Aires jugó y juega en la conformación de este país es un papel central. Y Buenos Aires no es una entidad abstracta. Está llena de porteños.

¿Qué características encuentro en el porteño promedio que difieren del habitante del interior del país? Hay muchas pero voy a hacer foco en la más importante: El sentido de pertenencia.

Para que un proyecto funcione, sin importar cual es el proyecto, la condición indispensable es que uno crea en él. Que esté orgulloso de trabajar para cumplirlo. Yo encuentro en Buenos Aires una carga impresionante de cortoplacismo. No hay ningún tipo de interés en siquiera evaluar la posibilidad de tener un proyecto de país, el principal rol del """ciudadano""" porteño (así expresado con 3 pares de comillas) es el de la crítica. Todos están seguros que este país esta lleno de ladrones, que obviamente son los demás y no él, que estamos irremediablemente perdidos y que seguramente todo tiempo futuro será peor. Y el responsable es el otro. El "argentino".

Tan poco arraigo tiene el porteño promedio que vive mirando para afuera, presto a aplaudir cualquier cosa que le traigan sin tener la menor esperanza que localmente se pueda generar algo parecido sin darse cuenta que no confiar en sus conciudadanos significa no confiar en si mismo.

Seguramente no tenga que ver con el lugar de nacimiento sino con los beneficios que le brinda a sus habitantes esta ciudad, beneficios que los hacen sentir ciudadanos de otro lado. Beneficios que en gran medida son aportados por el resto del país. No me refiero solo a las cuestiones impositivas sino también a la migración interna que lleva a trasladarse a Buenos Aires a muchas familias "propietarias" en el interior del país.

A Buenos Aires nunca le gustaron los sucios caudillos. Siempre prefirió la levita y los apellidos ingleses.

Gracias a dios tuve la suerte de conocer varios lugares de la Argentina que sin tener las facilidades de Buenos Aires, que concentra gran parte del mercado nacional y sigue siendo la principal puerta al mundo, siguen apostando por el país, sueñan con una nación del primer mundo y trabajan para tenerla.

Buenos Aires, vos tuviste y tenés la responsabilidad de ser la punta de lanza del país.
Despertate. O mejor dicho despertémonos, porque yo también vivo acá.

Pd: que bueno no ser Fito Páez para poder decir lo que uno piensa sin que a los 5 minutos te tergiversen todo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario