Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

sábado, 30 de julio de 2011

Carta abierta para un demócrata

por Fernando Ojeda

Hace un par de días nos acercaron algunas consultas sobre lo que llamaron la cultura política de este gobierno. Esta nota busca resolverlas. Las preguntas son muchas y la respuesta larga. Sepan disculpar. Lo escribí con títulos para que puedan saltar al tema que más les interese.


Las dudas rondaban sobre un punto central, la institucionalidad. Reproduzco acá algunas para ponernos en tema. Preguntaba nuestro amigo demócrata:
¿por qué la presidenta no dialoga? ¿por qué no puedo leer una entrevista con ella de vez en cuando? ¿por qué durante la gestión de ella y su marido ni una vez hubo una rueda de prensa para corresponsales extranjeros? ¿por qué sus "militantes" (según él, una palabra feísima) van a putear y a silbar en eventos de quienes tienen otras ideas? ¿por qué es necesario auto-elogiarse, cuando lo que uno hace como gobierno es el deber natural de un gobierno democrático? ¿por qué se forja un discurso que es tan anacronísticamente ideológico (medios "hegemónicos") y encima simplemente falso (Inglaterra como "poder imperial en declive", lo que dejo de ser hace bastante)? ¿por qué no escucho ni leo nada sobre medidas contra la corrupción que es tan obvia y, en mi humilde opinión, uno de los males más perjudiciales que afectan al país? ¿por qué no se cuida la institucionalidad, y a menudo se llega a "acuerdos" fuera de sus principios? Y como última, si todo esto se puede perdonar por algunas medidas buenas.
Como avise antes, va para largo. Ahi vamos

El diálogo en el sistema político argentino

Hay un libro muy bueno de Eduardo Basualdo llamado "Modelo de Acumulación Política y Sistema Político en la Argentina" donde se describe el nacimiento de lo que llama el "transformismo político" luego de la dictadura militar. Para resumirlo podemos decir que el poder económico fue cooptando a los referentes políticos de los principales partidos (PJ y UCR) llevándolos a realizar a cambio de dinero el trabajo sucio que necesitaban para realizar sus grandes negociados. Dicho claramente, empresarios como los Macri se valieron de estructuras políticas corruptas para hacer grandes negociados con las empresas del Estado y la deuda externa. Esto no es un ataque a Macri por una cuestión electoral, es lo que sucedió en el país y si desean profundizar pueden investigar sobre la estatización de la deuda privada, los contratos monopólicos con el estado o la compra de empresas estatales con bonos sobrevaluados.

Esta avanzada del poder económico sobre el político pudo darse por la acción violenta desarrollada por el gobierno militar sobre los militantes políticos de base y también sobre los empresarios que querían hacer dinero produciendo con sus empresas antes que especulando. Permitanme llamarlos los verdaderos empresarios.

Durante parte de los ochenta pero principalmente durante los mediáticos noventa vimos como los espacios de participación política, ateneos radicales o unidades básicas peronistas, iban cerrando y eran reemplazados por almuerzos y charlas en televisión. La clase política post-dictadura estaba viciada de nulidad por su total desconexión con el pueblo. O con los vecinos, si es que la palabra pueblo les da escozor.

Decía nuestro amigo demócrata que a Cristina le falta diálogo. Decimos nosotros que es dificil dialogar con quienes obtienen su "cuota de poder" al calor de los multimedios que deciden instalarlos como candidatos según sus conveniencias, muy lejos de la gente. Creemos en el diálogo, creemos en el disenso y en el debate. Lamentablemente hay muy pocos partidos políticos que estén trabajando tan decididamente como el FPV para reconstituír la política de base. La militancia. La política cerca de la gente.

¿Cómo puedo debatir y buscar lo mejor para el país con gente que viene de ese oscuro mecanismo político post-dictadura y que no está haciendo nada para cambiarlo? No creo que haya que ser fascista para tener un pensamiento de derecha. Tampoco creo que todos los empresario sean ladrones. Pero no metan en la misma bolsa a un empresario con un Macri o un Duhalde. Yo no puedo sentarme con ellos ni a tomar un café. Es como sentarse con el ladrón a debatir la inseguridad. No queremos crear con esto un cruce de ofensas. Queremos que se sienten a pensarlo cinco minutos.

Sí a la democracia, sí al disenso, sí al diálogo. Pero mi amigo demócrata, no seamos tontos. Trabajemos para construir las condiciones en que esto pueda suceder.

Militantes chifladores y control de la corrupción

¿Cómo hacemos para controlar un sistema político podrido como el que describimos recién? La respuesta es fácil, todos la sabemos. Con gente nueva.

Pero no solo gente nueva en puestos dirigenciales. Porque los dirigentes necesitan una base de poder sobre la que recostarse. Si no tienen a su propia gente sólo se pueden apoyar en grupos previamente armados, que los terminan condicionando. Lo vimos con un Alfonsín de, posiblemente, excelentes intenciones pero que terminó buscando la ayuda de un corrupto-empresariado local que luego de fugar millones de dólares al extranjero lo dejó con una bomba hiperinflacionaria estallándole en la cara.

Lo que necesitamos es gente nueva en la base. En todas partes. Miles y miles de nuevos militantes que no solo le den legitimidad al dirigente. También lo controlen.

Que pasaría si un Duhalde o un Ricardo Alfonsín traiciona a sus militantes. No pasaría nada. Pudimos verlo hace algunos meses, cuando de un acuerdo con la centroizquierda socialista el NeoAlfonsín saltó a la centroderecha de De Narváez. Nada pasó. Nadie salió a pedir que la UCR tenga otro candidato.
Si esto suceden dentro de las filas del FPV sería imposible de contener a la militancia, porque todos los que están en las agrupaciones, todos los que se sumaron masivamente en los últimos tiempos, solo lo hacen para defender un modelo de país que quieren para sus hijos. Hay varios dirigentes en el FPV observados de cerca por la militancia.

Decía nuestro amigo demócrata que le suena feo militancia. Quizás sea por el parecido a la palabra militar. Pero un militante no es un militar. Le dejo acá el acceso al diccionario. Esto es una de las cosas que la política lavada y mediatizada de los noventa nos dejó, una falta de conocimiento político total. Una creencia sin pies ni cabeza sobre la asepsia de la política, sobre lo supuestamente innecesario de la ideología. Pero tomaremos ese punto mas adelante. Yo les dije que era largo esto.

Finalicemos con un punto básico. ¿a que se refieren con que nuestros militantes van a putear y silbar en actos de otras fuerzas políticas? Esto es completamente falso y dado que no puedo creer en la mala fe de quien pregunta debo pensar en su pésima fuente de información. Lo que me permite pasar al punto siguiente.

Los miedos de comunicación

Por un error de tipeo escribí miedos en vez de medios y descubrí que las dos palabras están formadas por las mismas letras. Dice nuestro amigo demócrata, y a esta altura ya deben haber descubierto que me molestan los demócratas que opinan como si vivieramos en mundos ideales, que es un anácronismo hablar de "medios hegemónicos". ¿Cómo debería llamar a quienes tienen el poder de marcar la agenda mediática del país? Recordemos que todo era un lecho de rosas en la relación con Clarín y que el país era una fiesta hasta que el Gobierno no quiso hacer lobby para que el multimedios se quedaran con Telecom sin necesidad de competir. Recién allí empezaron a "pensar" que el pais estaba al borde del abismo. ¿Por qué el gobierno es "violento" contra estos medios pero no considera nuestro amigo demócrata que estos medios son "violentos" contra la competencia y el libre mercado? Puedo contestar fácilmente esto. Porque nuestro amigo demócrata no debe tener ni idea de las prácticas poco libremercantiles que utilizan los medios hegemónicos para ganar dinero. No debe conocer demasiado de lo que quisieron hacer con Telecom. No puedo culparlo por ello, ¿verdad? Al fin y al cabo los utiliza para informase. Te invito a googlear el tema. También te recuerdo que no hay nada mas antidemocrático que violar la ley, y hoy la Ley de Medios está siendo incumplida.

No quiero repetir temas tocados en notas anteriores, así que te invito a leer la nota "Fito tiene SIDA" sobre el manejo discrecional de la agenda pública.

Empresas monopólicas hay muchas, pero en los medios de comunicación es especialmente peligroso.

El multimedio estatal y el auto-elogio permanente

Lo del multimedio estatal no estaba como tema en el planteo realizado. Me permito agregarlo yo. ¿Necesitamos un multimedios estatal?

En el corto plazo si. Necesitamos un cañón informativo, si me permiten la analogía militar y no militante. Necesitamos contar lo que los multimedios privados están interesados en no difundir. Necesitamos que la gente, el pueblo, los vecinos o como quieran decirles sepan por qué se tomaron medidas como la recuperación del sistema previsional, la Asignación Universal por Hijo y tantas otras que están en tema no por lo que los medios privados cuentan sino por el esfuerzo del multimedio estatal.

Estamos en una pelea con los tres actores que se habían acostumbrado a manipular la política a su antojo 1- las estructuras partidarias 2- los medios hegemónicos y 3- los falsos empresarios.

Tenemos de nuestro lado a los verdaderos empresarios, que se ven beneficiados por volver a producir y no tener que ir a la timba financiera para ganar dinero, por los científicos que vuelven a ver producción interesante en Argentina, por los que menos tenían que volvieron a comer y por los que quieren creen en una Argentina que no le lama las botas a nadie.

La del pirata cojo

Sobre la falsedad de Inglaterra como poder imperial en declive podes decirlo en otro lado. Acá no.
Al menos no mientras las Malvinas sigan teniendo la Union Jack flameando en el lugar donde debería estar la celeste y blanca. Al menos no mientras los británicos se nieguen a cumplir con las disposiciones del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

El perdón divino

No creo que haya que mucho que "perdonar". Si en cambio hay que tener claro que este momento es una transición hacia un sistema democrático verdaderamente participativo donde haya varias fuerzas sostenidas en militancia y compromiso real. A veces el camino mas corto entre dos puntos no es la línea recta.

El único en condiciones de perdonar o castigar a un gobernante es el pueblo. Y lo hace con el voto. Nuestra tarea acá es que esté lo más informado posible para hacerlo

Demócrata, te quiero, pero tenés que saber que esto no es Suecia donde todos, izquierda y derecha, quieren un país mejor. Acá hay mucha rata disfrazada de defensor de las instituciones. Recuperemos las instituciones, pero recuperémoslas en serio, llenándolas de contenido, de militancia, de ideología. De muchas ideologías.

Yo nací en un país del tercer mundo, me quiero morir en uno del primero
y no pienso irme de la Argentina.
Y te invito a vos a quedarte acá para siempre.

2 comentarios:

  1. Estoy convencida de que mucha gente que vota en forma equivocada, carece de malas intenciones. Sencillamente no está adecuadamente informada, ya sabemos que por los efectos del monopolio mediático. Es difícil lidiar con eso, más allá del éxito de 678, constato día a día que muchos no saben de qué se trata, ni tienen intención de hacerlo. Esta es la tarea más ardua:Educar.

    ResponderEliminar
  2. Es la educación la base necesaria para filtrar la información tergiversada, falsa, malintencionada y teñida de intereses que atentan con el simple hecho de informar OBJETIVAMENTE y de manera neutral, para que luego podamos sacar nuestras conclusiones con libertad.
    CFK2011

    ResponderEliminar