Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

martes, 7 de junio de 2011

Abortar al bastardo

Mauricio nunca quiso saber nada con el proyecto de Comunas. Cuando recibió la ciudad en el 2007 ya venía con el "regalito" adentro y durante 4 años hizo todo lo posible por demorar su ejecución. Hoy, cuando ya no hay artilugios legales para postergar la elección busca vaciarlas de contenido.

La ley de Comunas es un primer paso hacia la descentralización de la Ciudad que debería seguir transitando el camino hacia el presupuesto participativo, aplicado hoy en varios distritos de nuestro país. En este tema nuestra Ciudad, tan moderna y bienpensante diría Pino, no ha avanzado un solo paso en los últimos años.

A diferencia del Presupuesto Participativo, en la Ley de Comunas lo que se eligen son representantes que seguirán tomando por nosotros las decisiones. Además, los temas manejados exclusivamente por las Comunas en esta primera instancia son menores: conservación del espacio público y vías de tránsito secundarias. La única posibilidad de desarrollar las Comunas es darle un rol importante en los temas donde su autoridad es concurrente con el Gobierno de la Ciudad. Para que esto suceda necesitamos en gran medida de la buena voluntad del Jefe de Gobierno.

Sobre este tema Mauricio Macri ya nos está dando señales sobre el nivel de importancia que le daría a las comunas si tuviera un segundo período. El proyecto de reforma a la Ley de Comunas que envió recientemente a la legislatura solicita que se recorten las competencias exclusivas designadas en la ley y que se limiten los cargos rentados al Jefe Comunal (actualmente se contempla el sueldo de todos los comuneros, elegidos por los distintos partidos). El motivo del recorte es que, según Mauricio, "en principio carecen de una función específica más que expedirse con su voto en las decisiones de la Junta". Mas claro, echale agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario