Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

domingo, 10 de abril de 2011

Los prediKadores

Por Ernesto Salvador Prado
“De nada valen los realizadores si no están impulsados, apoyados y defendidos por la masa que se consigue mediante los predicadores. Hay que salir a predicar esa doctrina, no enseñar sino predicar. Quiero decir que hay que hacerla conocer, comprender y sentir. Eso es predicar. Predicar no es decir. Decir es muy fácil; predicar es muy difícil”

Conducción Política / Juan Domingo Perón


En estos últimos días hemos leído algunas opiniones o hablado personalmente con algunos compañeros que nos planteaban que “militar es otra cosa, ustedes solo chatean”… puede ser, puede que solo haya una manera (obviamente, la suya) de militar. Pero creo que la frase que encabeza este artículo nos da pie para pensar un poco desde otro ángulo.

Es cierto, la militancia siempre fue otra cosa, siempre fue calle, volante, pintada, y poner el cuerpo. Pero también la realidad era otra cosa. Hace 50, 30, 15 años, uno leía el periódico de su partido, o agarraba volantes en la calle, o se sentaba en un café a charlar de política (fútbol y música)… hoy eso ya no es así.



Yo personalmente hice mi última volanteada hace unos 8 años, llevé 100 volantes, estuve toda una mañana a la entrada de la feria de solano (habrán pasado 10.000 personas) y me volví con 90 volantes. Nadie dice que no haya que volantear, decimos que ELEGIMOS otros caminos, que buscamos una alternativa para llegar a la gente con las herramientas que tenemos.

Si estuviésemos en guerra, nadie diría que debemos contar con caballería pesada porque las guerras del siglo 15 al 17 se ganaron con caballería pesada. Dirían que necesitamos esos misiles nuevos que destruyen a todo el ejército enemigo sin necesidad de acercarnos. Si tenés tuberculosis nadie te dice que te hagas una sangría para sacar la enfermedad (porque así se curaba en el siglo 19) te dicen que tomes unos antibióticos potentísimos que son muy eficientes… se entiende ¿no?
Nosotros somos predicadores, sentimos, creemos y pensamos que este modelo es el único posible para crear un país más justo y soberano. Llevamos ese mensaje con nosotros y lo planteamos en cada lugar en el que se nos da la posibilidad, y no vamos a dejar un campo de acción como es internet solo porque alguien nos diga que eso no es militar.

Nosotros damos, en este campo, una pelea e intentamos darla con las mejores armas. Leemos, discutimos, escribimos, discrepamos y acordamos. Pero hay algo que no hacemos… NO NOS VAMOS.

Porque predicar implica un compromiso con lo predicado, porque en este proyecto nos va la vida literalmente, la alternativa es un gobierno que condene a la mitad de la población al hambre y la marginación (y seguro que yo estoy en esa mitad).

Para reforzar nuestro trabajo les dejo las veinte verdades… por ahí no las conocían, yo las leí hace poco… y la verdad es que son bastante claras y nos describen muy bien (salvo por lo de filosofía cristiana, en mi caso):

Las 20 Verdades Peronistas

  • La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el  pueblo quiere y defiende un solo interés: el del Pueblo.  
  • El Peronismo es esencialmente popular. Todo círculo político es  antipopular, y por lo tanto, no es Peronista.
  • El Peronista trabaja para el MOVIMIENTO. El que en su nombre sirve a un círculo, o a un caudillo, lo es solo de nombre. 
  • No existe para el Peronismo más que una sola clase de hombres: los que trabajan.
  • En la NUEVA ARGENTINA el trabajo es un derecho, y es un deber, por que es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consuma.
  • Para un Peronista no puede haber nada mejor que otro Peronista.
  • Ningún Peronista debe sentirse más de lo que es y menos de lo que debe ser. Cuando un Peronista comienza a sentirse mas de lo que es, empieza a convertirse en oligarca.
  • En la acción política la escala de valores de todo Peronista es la siguiente: Primero la Patria, después el Movimiento y luego los hombres.  
  • La política no es para nosotros un fin, sino solo el medio para el bien de la Patria, que es la felicidad de sus hijos y la grandeza Nacional.
  • Los dos brazos del Peronismo son la Justicia Social y la ayuda Social. Con ellos damos al Pueblo un abrazo de justicia y amor.
  • El Peronismo anhela la Unidad Nacional y no la lucha. Desea héroes pero   no mártires.
  • En la NUEVA ARGENTINA los únicos privilegiados son los niños.
  • Un Gobierno sin doctrina es un cuerpo sin alma. Por eso el Peronismo tiene una doctrina política, económica y social: El JUSTICIALISMO.
  • El Justicialismo es una nueva filosofía de la vida, simple, practica,   popular, profundamente Cristiana y profundamente Humanista.
  • Como doctrina política, el Justicialismo realiza el equilibrio del   derecho del individuo con el de la comunidad.
  • Como doctrina económica, el Justicialismo realiza la Economía Social, poniendo el capital al servicio de la Economía y ésta al servicio del bienestar social.
  • Como doctrina social, el Justicialismo realiza la Justicia Social, que   da a cada persona su derecho en función social.
  • Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.
  • Constituimos un Gobierno centralizado, un Estado organizado y un Pueblo  libre.
  • En esta tierra lo mejor que tenemos es el Pueblo.

¿Qué tal si las discutimos un rato?

1 comentario:

  1. Yo puedo confensar q ingrese en la militancia politica hace poco tiempo, con el fin de apoyar este modelo que segun creo es el mejor gobierno para nuestra querida patria. pero por detras tengo la historia de mis abuelos y mis padres q querian a Peron y amaban a Evita. y en honor a ellos es que mi mision esta junto al pueblo, en apoyar y defender las ideas de Peron con el fin de lograr la tan ansiada patria socialmente justa, economicamente libre y politicamente soberana.VIVA LA PATRIA .VIVA PERON. CRISTINA 2011!!! PD: y con relacion a la religion no te preocupes, yo soy budista. el Gral. en esa frase esta hablando de la fe.

    ResponderEliminar