Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

sábado, 26 de marzo de 2011

Pensamiento Nacional : una forma de ver el mundo con ojos nuestros



Por Ernesto Prado
El 11, saliendo del acto en Huracán, nos fuimos con el grupete de ciberkanos a tomar algo a un café. A charlar un rato y a estirar un poquito el momento compartido.
En esa charla surgieron algunos temas muy interesantes para mi, uno de ellos es el que da origen a este texto. Los conceptos que le hemos regalado a la derecha, a lo largo del tiempo: Tradición, Campo, Patria, Nación, etc…


Reconozcamos que, si queremos cambiar las cosas, tenemos que disputarle el poder a los que lo tienen hoy, tenemos que trasladar el poder  de los bancos a las urnas, de la bolsa y la sociedad rural al congreso, y tenemos que trasladar la potestad de estos conceptos de los folletos de derecha a nuestro discurso.
Está claro que no hablamos de lo mismo cuando decimos Nación, pero para poner las cosas muy claritas, me permito transcribir una frase de Don Arturo Jauretche:
“El nacionalismo de ustedes se parece al amor del hijo junto a la tumba del padre; el nuestro, se parece al amor del padre junto a la cuna del hijo (...) Para ustedes la Nación se realizó y fue derogada; para nosotros, todavía sigue naciendo.”
Cuando la SA dice “el Campo es la patria (ellos piensan campo con mayúsculas y patria con minúsculas, se los garanto)” dice exactamente eso, el campo es lo que los hizo, es su origen el origen de su poder (y ellos se piensan como una expresión de su poder). 
Nosotros decimos “Patria si, colonia no” y expresamos un compromiso con el futuro, para nosotros es una exclamación-origen partimos de ella para construir y construirnos. Nacemos con nuestras ideas para crear y plantamos una bandera para avanzar.
Los neoliberales, esa sinonimia de los conservadores, están plantados en sus orígenes incuestionables para establecer que las cosas “son así”, los chicos pobres son pobres porque sus padres no tienen visión ni empuje y entonces está bien que mueran, porque no son “los más aptos”. Nosotros avanzamos y empujamos a esos chicos hacia delante, garantizamos su derecho al alimento, a la educación de  calidad, a la seguridad, al techo… nos damos el lujo de garantizar su felicidad.
Cuando nosotros decimos Patria, recordamos una frase que sienta las bases de nuestra política y nuestra acción: “Queremos una Argentina socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana. “ (J.D. Perón)

Y entre estas cosas, está el “Pensamiento Nacional” (un amigo muy anarko, para reventarme las guindas me dice que Nacional le suena a Nazi-Anal). Puede ser, puede que haya movimientos de la ultraderecha que se justifiquen utilizando estos términos, pero eso no significa que le pertenezcan, o que no debamos disputárselos.
Nosotros decimos Pensamiento Nacional y nos referimos a esa forma de pensar el mundo con los pies en nuestra historia. Los grandes pensadores nacionales han sido aquellos que han aplicado el saber humano, lo universal, a las cuestiones de fondo de nuestra realidad, a NUESTRAS necesidades. Pienso, por ejemplo, en Salvador Mazza metiéndose en el país para buscar los orígenes de un mal que destruía a SU pueblo. Pienso en Balseiro, luchando por un lugar para desarrollar ciencia con la vista puesta en las necesidades de SU país. Y esos “SU” son la clave, porque el Pensamiento Nacional es eso, es el que representa una pertenencia histórica y social, es la mirada puesta en lo universal y los pies en lo propio. Es nacional el pensamiento sanmartiniano que lo llevó a Perú y es nacional el pensamiento de Néstor promoviendo la UNASUR, lo son porque atienden a los intereses nacionales, porque comprenden que esta Nación es Soberana, Libre e Independiente… pero está inmersa en un continente de iguales y elige atar su suerte a la de sus hermanos. Es nacional porque es desde sí que forma alianzas, que construye, que pensando en SU pueblo se hermana con los otros pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario