Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

domingo, 6 de marzo de 2011

La culpa de las tomas la tiene Perón



Antes de que me caguen a trompadas, aclaro que el título es solo para llamar la atención… Pero algo de razón tiene.
Si me lo permiten, voy a empezar hablando un poco de mi, porque este tema me toca muy de cerca. Yo soy (¿cómo es que dice mi vieja?... ah, si!) “un orgulloso habitante del barrio 2 de Abril”, vivo en este barrio desde Octubre de 1983 y eso hace que conozca la experiencia del barrio/asentamiento muy desde adentro.
2 de Abril es la última de tres grandes tomas realizadas a fines de 1981, las dos primeras se dieron en el Partido de Quilmes, bajo el amparo del obispo Novak. Cuando no dispusieron de más tierras comenzaron la tercera toma en Almirante Brown.
La fortuna (el claro azar o las secretas leyes diría Borges) me trajeron siendo un mocoso de 7 años, hijo de padres troskistas, nene de ciudad (pretencioso y engrupido, se los juro) llegué a este barrio de calles de tierra, agua de bomba y afiches de Herminio y Luder.
Es un barrio inmenso, en 1985 (época de la ley de expropiación) tenía 2700 familias (16.000 habitantes) y 80 hectáreas. En esa extensión se juntaron luchadores de los más diversos orígenes, militantes peronistas, radicales, del PI, del MAS, del PC y católicos tercermundistas, todos aprendieron algo indispensable: había una sola lucha y se ganaba con unidad. Juntos se organizaron, juntos se movilizaron y ganaron.
De ese movimiento yo heredé un puñado de referentes, de personas a las que mirar cuando tengo dudas. De recuerdos a los que honrar cuando tengo miedo. De esa gente yo aprendí que “Donde hay una necesidad, hay un derecho”. Y ahí, precisamente ahí, está el origen de este artículo.
Mi punto de partida es que las tomas son impensables sin la internalización del derecho a la vivienda. Nadie saldría colectivamente hoy a tomar clínicas estéticas para hacerse implantes mamarios porque “tiene el derecho a tener tetas grandes”, es absurdo. Una acción colectiva en la que se arriesga la integridad propia y la de la familia solo se explica por: 


  • La necesidad Extrema 
  • La comprensión de que lo que se reclama es UN DERECHO. 
 
Si aceptamos estas dos premisas (y si no las aceptan me joden el argumento completo), las tomas tienen dos causantes, el que genera la necesidad y el que establece la existencia del derecho.
Sobre quien genera la necesidad, se ha hablado mucho. Digamos, por poner en el contexto de los últimos tiempos, que en la CABA hay un ¿gobierno? que ha hecho todo lo posible para que la gente de pocos recursos (que en mi barrio se llaman pobres o “la negrada”) se vaya de la ciudad, utilizando todos los métodos a su alcance. Ha propiciado desalojos, ha buscado la disminución (cuando no la desaparición completa) de la inversión en vivienda social, ha impulsado la construcción de complejos de alto coste en zonas históricamente populares, etc… llevando a miles de personas a no encontrar algo tan básico como un techo donde desarrollar el proyecto de vida de su familia.
Si me permiten una digresión más, no tener una casa, un hogar, vivir en la calle o hacinado y con la incertidumbre del pago de alquileres semanales es VIOLENCIA, y es violencia de la brava, de la que no te amenaza a vos, amenaza a tus hijos.
Sigo, digamos que ya sabemos quiénes son los responsables de que la gente necesite una casa (Macri, Menem, Delarrua, Alfonsín, la junta, Martínez de Hoz, etc…), ahora solo nos falta saber ¿quién les dijo a estos negros que tenían derecho a una vivienda?, ¿quién les dijo que podía exigir (como verdaderos ciudadanos de una democracia) ese derecho?
Bueno, no estoy muy seguro de saber la respuesta, pero les dejo una pista.

Constitución de la República Argentina Sancionada en 1949
Primera Parte
Capítulo III: Derechos del trabajador, de la familia, de la ancianidad y de la educación y la cultura
Art. 37 – Declárense los siguientes derechos especiales:

Inciso I: Del trabajador
Párrafo 6. Derecho al bienestar - El derecho de los trabajadores al bienestar, cuya expresión mínima se concreta en la posibilidad de disponer de vivienda, indumentaria y alimentación adecuadas, de satisfacer sin angustias sus necesidades y las de su familia en forma que les permita trabajar con satisfacción, descansar libres de preocupaciones y gozar mesuradamente de expansiones espirituales y materiales, impone la necesidad social de elevar el nivel de vida y de trabajo con los recursos directos e indirectos que permita el desenvolvimiento económico.


Capaz que estoy equivocado, pero… ¿esta no es la constitución de Perón?¿la que derogó en 1955 la “Revolución Fusiladora”?
A mi me parece que el que les dijo a los pobres que tenían ese derecho fue ese Señor al que después no se pudo nombrar por tantos años…

Abrazos
Ernesto S. Prado

4 comentarios:

  1. Tiene varios acirtos como tambien VARIOS desaciertos. Osea, q si no tengo ropa para vestirme voy a una tienda y saco la ropa porq si nomas, por una parte de la constitucion??? mmm.. No estoy de acuerdo con las "tomas". Creo q tendrian q haber creditos hipotecarios mas flexibles con una tasa de intereses no tan elevadas y no con taantos requisitos.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo, la idea no es justificar la toma, es explicar el origen de la internalización de un derecho. Que la Constitución del 49 garantizara el derecho a la vivienda no generó la toma, la generó que ese derecho no fuera respetado por los gobiernos que estuvieron al frente del país durante 55 años.
    Ese artículo está puesto como un antecedente de esta lucha.
    Fijate que vos propones una posible solución, dar créditos. Hay otras soluciones posibles, crear vivienda social, fomentar el acceso al trabajo digno y estable, descentralizar los centros urbanos generando movimientos migratorios hacia las actuales periferías...
    Pero de todas esas posibilidades, en el período 1955-2003 no se aplicó, seriamente, ninguna. Se expulsó a los pobres de los lugares que el poder quería poseer y se los condenó a la clandestinidad, a estar fuera de las normas del juego.
    En este contexto, las tomas se volvieron una expresión más de la pelea de los grupos postergados por su derecho a una vida digna.
    Obviamente, esta explicaicón no agota el tema. hay un montón de variables mas a tener en cuenta, nosotros solo estábamos marcando una. Porque es muy interesante poder conversar estos temas y aportar todas las miradas.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar