Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

viernes, 25 de marzo de 2011

Crónica para la Memoria.

por Claudia Gantus

Con puntualidad casi británica (con perdón de la expresión), allí estaba Ernesto, a la hora señalada, en la esquina señalada. Es cierto, somos pocos todavía para armar una columna ¿no?, y era práctico encontrarse en una esquina donde no se juntaran otras agrupaciones. El grupo se formó enseguida, y entre charlas y chistes continuamos la tarea de conocernos. Tenemos un punto de partida en común y todos disfrutamos de ello, pero venimos de vidas distintas, y poco a poco las vamos compartiendo… Sale un mate? Preguntó Eugenia, y se largó la primera ronda… 

Los bombos no paraban de sonar, y en la angosta Rivadavia, a una cuadra de la plaza, nos sorprende la entrada de una columna… los cantitos sonaban extraños, y a pesar del esfuerzo de Luján por asociarlos con su rivermanía, se sucedían los “dejalos… siempre con lo mismo… estos no entienden nada…” pero al rato ¿qué dicen?!!!! ¿estos en qué país viven? ¿de qué impunidad están hablando?Algún grito mío a la columna, la cara de Euge transformada, algunos que por el ruido no habían escuchado el comienzo de la cosa y miraban aturdidos y un ¿Dónde estaban ustedes cuando Menem firmó el Punto Final? ¿Dónde estaban cuando Néstor y Cristina permitieron reabrir las causas? Aparece señor mayor, me increpa: su compañera es injusta ¿ustedes quiénes son para hablar así?. Ahhhhhhhh noooo… ¿cómo quiénes son?!!!! Somos militantes del proyecto nacional y popular, del gobierno que desterró la impunidad, del gobierno que tiene frente al tribunal más de 900 causas por delitos de lesa humanidad, (siguen los argumentos que en la euforia de la charla se fueron sumando y no voy a transcribir porque ya los conocen…)… SOMOS CIBERK!!!, qué tal, ¿eh? 

Vamos, dijo Ernesto. Eyectada, Eugenia tomó la delantera… pero tanto que empezamos a caminar al revés, cada vez nos alejábamos más de la plaza, y alguno preguntaba: ¿a dónde vamos? No se. Adonde no haya troskos, ¿dónde está la Cámpora? ¿ya entraron las madres a la plaza? Encaramos por Av de Mayo, Eugenia impuso el brazo en alto, y a falta de bandera (nos urge para la próxima, aunque vamos a extrañar el puño guía!) allá la seguíamos, zigzagueando entre una multitud hostil. Cada tanto parábamos y buscábamos una bandera compañera para anclarnos. ¿Perdón? ¿Vinimos al acto equivocado? ¿Era acá? Necesito escuchar cantitos conocidos! Nada. Ya en medio de la plaza nos preguntábamos ¿qué es esto? Hasta que por un altavoz nos dicen, (y digo “nos” dicen, porque casi fue una respuesta a nuestro atónito estar en la plaza), Con esto damos por finalizado este acto e iniciamos la desconcentración, para que tenga lugar el acto convocado por los organismos… y si, ¡habíamos estado en el acto equivocado! 
Ya más tranquilos habilitamos ronda de mate y a esperar a los compañeros. Risas, fotos, encuentros. Un ¿y si nos acercamos al escenario? Y allí fuimos. Y no hubo barrera que impidiera que llegáramos justito al pie de la pirámide, frente al escenario, y los cumpas bajaron la bandera, y vimos las fotos de los 30000, y recibimos a las Madres con aplausos, y escuchamos atentos la lectura de un documento impecable, y nos fuimos con la frase de Tati en los oídos: “A Néstor no lo enterramos, lo sembramos y aca está florecido en ustedes, en esta plaza”. Gracias, kompañeros, por tanta alegría militante, gracias por el compromiso y la entrega, gracias y vamos por más… NUNCA MENOS! Un abrazo. Claudia.


2 comentarios: