Ciber K

"Vengo a la política para honrar el apellido de mi padre, no para hipotecar el de mis hijos."
F. Randazzo

lunes, 7 de marzo de 2011

Carnaval toda la vida



El carnaval es la segunda vida del pueblo, basada en el principio de la risa.
Es su vida festiva.
 (Mijail Bajtin)


El 15 de septiembre del 2010 se presentó en el Congreso el Proyecto de Ley de Ordenamiento de Feriados, donde entre otros, se revertía la derogación de los Feriados de Carnaval, dispuesta en Julio de 1976, por el entonces gobierno de facto del General Videla. En el horror del terrorismo de Estado impuesto por la dictadura, pasó casi desapercibida esta medida. Sin embargo, había advertido Jauretche: “nos quieren tristes, porque nos quieren oprimidos. Nada grande se puede hacer con la tristeza”.

Se trata de un fenómeno cultural profundo, ya que reivindica por un lado las diversas tradiciones en nuestro país, pero también reivindica el derecho a la alegría, al festejo, a la diversión popular. Y consecuentemente, reactiva la posibilidad de descentralización de los centros turísticos, posibilitando el traslado de viajeros a las distintas ciudades en las que se festeja. 

Desde Humahuaca, el Litoral, La Rioja, los corsos en los barrios, los bailes en los Clubes, las Murgas en la calle, escenarios preparados o improvisados, plazas ruidosas, luces de colores. Un prejuicioso temor se apodera de aquellos que ven un pueblo feliz, porque lo saben capaz de grandes cosas. No es un hecho menor. Hay mucho por trabajar, por eso también hay mucho que festejar. 

“Es imposible escapar, porque el carnaval no tiene ninguna frontera espacial. En el curso de la fiesta sólo puede vivirse de acuerdo a sus leyes, es decir de acuerdo a las leyes de la libertad. …Esta es la esencia misma del carnaval, y los que intervienen en el regocijo lo experimentan vivamente”. (M.Batjin)

¿Te vas a quedar afuera?

No hay comentarios:

Publicar un comentario